Medieval

Crítica literaria

Cómo editor de contenidos de la presente página, y amante estudioso del periodo medieval, en la siguiente sección, realizaremos un breve comentario de algunos de los libros sobre Edad Media que he leído, tanto para mis estudios de pre-grado, post-grado, para algún artículo, ensayo, investigación puntual, o bien por simple curiosidad e interés del periodo.

El objetivo de esta sección es entregar al visitante una breve visión de estas obras seleccionadas, consideradas fundamentales para la comprensión del medievo. Intentaremos ser más específicos que generales, en el sentido que no será prioridad referirnos a las obras generales del periodo, sino que apuntaremos a temáticas específicas, para servir de orientación bibliográfica a quien lo requiera, en las diversas, y apasionantes temáticas que encontramos en la Edad Media.

La Gente de la Edad Media de Robert Fossier es uno de los textos fundamentales para entender cómo era realmente la sociedad del medievo. En esta obra se relata la crueldad a la que estaban expuestos los hombres, las mujeres, los niños y los ancianos en su cotidianidad. En este libro Fossier nos acerca a los miedos y temores que aquejaban nuestra frágil especie, rodeada de enfermedades, guerras y violencia de todo tipo, miraba de frente a la muerte, con toda normalidad, sin ocultar el miedo y respeto hacia el otro mundo, donde iba a ser realmente juzgado.  El autor nos invita a pasear por las distintas etapas de la existencia humana, desde el punto de vista de su realidad e imaginarios.


 

Los Intelectuales en la Edad Media, de Jacques Le Goff, es uno de los textos fundamentales para comprender el desarrollo del pensamiento durante la edad media. En este texto, el maestro Le Goff nos invita a analizar el analizar de los intelectuales en el siglo XII, sin perder de vista el renacimiento carolingio y la contribución grecoárabe. Asimismo, nos presenta la evolución de la intelectualidad en el siglo XIII, cuando los gremios dedicados a la investigación y la enseñanza dan la vida a la Universitas, institución muy importante e influyente en nuestra actualidad. El autor no descuida en ningún momento el tratamiento y visión que tenían del conocimiento los religiosos, que muchas veces se vieron enfrentados a la autoridad civil. Este texto es fundamental para conocer los orígenes de la universidad y la escolástica. Finalmente centra su análisis en el intelectual surgido el en siglo XIV, los humanistas.

El Otoño en la Edad Media, de Johan Huizinga es uno de los grandes clásicos del medievo para comprender los temores más profundos de la sociedad de los siglos XIV y XV, en sus dimensiones cotidiana y espiritual. A pesar de ser una obra publicada en el año 1919, corresponde a una obra pionera dentro del campo de la historia de las mentalidades, siendo considerada hasta nuestros días cómo una obra infaltable en la biblioteca de cualquier medievalista. Huizinga es uno de los primeros en mostrarnos la desorientación y dramatismo de la sociedad caballeresca, reemplazando la visión romanticista de la edad media, por una sociedad decadente y con poca vitalidad.

Las Mujeres Silenciadas en la Edad Media, de Sandra Ferrer, es una de esas obras muy poco conocidas que abordan la Historia de género, muy bien documentada. La autora indaga en la historia que la mujer tiene, al alero de las macro estructuras históricas dominadas por los hombres, cómo son la política, la economía, la cultura, la sociedad y la religión. Dentro de sus fuentes, nos cita obras como La Ciudad de las Damas, de Cristina Pizán, considerada cómo la primera obra feminista de la historia, asimismo profundiza en personajes femeninos de relevancia cómo fueron Hildegarda von Bingen, Sabine von Stainbach, Beatriz Díaz, entre otras. Asimismo, uno de los temas que, personalmente, me llamó mayormente la atención, la discusión teológica sobre el sexo femenino.

La Historia Medieval del Sexo y del Erotismo, de Ana Martos, es una obra sumamente novedosa y poco convencional en su contenido, pues pone sobre la mesa, temáticas que podrían ruborizar a muchos lectores, tales cómo la esperma femenina, la masturbación en la Edad media, tanto masculina y femenina, y las más diversas y extrañas prácticas y creencias sexuales que predominaron en una sociedad que se nos enseña ver casi asexuada, o que vive en el celibato. Este es un estudio muy serio, muy bien documentado y con una serie de láminas a colores, escrito de un modo simple y entendible para todos. Finalmente, dedica varias páginas a destacar la labor de importantes, pero desconocidas mujeres, muy destacadas en los ámbitos del intelectualismo medieval y la medicina, cómo Trotula de Salerno o Hildegard von Bingen, entre otras.

Para una Meditación de la Edad Media, de Luis Rojas Donat, corresponde a una de las mejores reflexiones de este periodo, texto en el cual, el autor se consagra cómo una de las máximas autoridades intelectuales del periodo y conocedor del área en que se ha especializado. El profesor Rojas nos invita a pasear por principales hitos del medievo, desde sus orígenes, con la caída del imperio romano, y la  invasión de los pueblos germanos que sientan las bases de este periodo, hasta la crisis que afectó el siglo XV, sus proyecciones hasta nuestros días y sus manifestaciones en lugares tan alejados cómo el nuestro.

Historia y Mito de los Caballeros Templarios; Un Enfoque Pedagógico, de Jorge Pérez Fuentes, es un texto que profundiza sobre la Historia de Los Caballeros Templarios, tomando en consideración todos los mitos y leyendas con los que esta orden se relaciona. El texto también analiza las diversas órdenes de Caballería, con las que se relacionaron los templarios, además de darnos una panorámica muy bien lograda sobre los aspectos más relevantes del medievo. Finalmente, esta investigación nos entrega un módulo de Enseñanza- Aprendizaje, realizado bajo los paradigmas constructivista y cognicista de aprendizajes, en el que los educandos deben realizar diversas actividades que generan aprendizajes significativos.

 

La Economía Medieval y la Emergencia del Capitalismo, de Isaías Covarrubias, está dirigido a todos los que disfrutan de la Historia Económica, a pesar de ser una obra del 2003, su tesis principal resulta bastante novedosa, pues, fundamentadamente, con cifras y gráficos en mano nos plantea, de modo bastante convincente, que los verdaderos orígenes del capitalismo económico, los encontramos en la sociedad feudad, haciendo permanentes extrapolaciones entre la sociedad actual y el medievo. Con respecto a las cifras y los gráficos, estos son abundantes y de buena fuente, convirtiéndose en lectura obligatoria para los amantes de la historia

Las Cruzadas Vistas por los árabes, de Amín Maalouf, es uno de los estudios de carácter obligatorio si lo que se quiere es profundizar sobre las Cruzadas. Como muy pocos, su autor, de origen franco-libanes, vivió sus primeros años en Egipto, luego en el Líbano y posteriormente se mudó a Francia, realizó sus estudios superiores, por lo que su formación se desarrolla entre oriente y occidente, lo que le permite un buen dominio de la lengua árabe, y sus derivaciones, lo que le permite acceder a las fuentes de primera mano de este largo proceso, encontrando, cómo era de esperarse, grandes contradicciones e incongruencias entre una visión y la otra de estas batallas, llevándose el lector una gran decepción de los Franny, nombre que da a los occidentales, en especial aquellos que no entendieron la relación fronteriza pacífica que se dio entre musulmanes, cristianos y judíos, no obstante, la constante llegada de cristianos venidos de Europa, desconocedor de la tradición y caracterizado por su fanatismo religioso, incapaz de comprender el diálogo entre una religión y otra Maalouf nos da constantes ejemplos, basado en fuentes reales, diversas situaciones donde, ser occidental la calidad de cuerpos escondites.

Magia, Brujería y Superstición en el Occidente Medieval, de Franco Cardini, nos invita a conocer sobre los orígenes de la magia y cómo esta fue lentamente absorbida durante la alta edad media por el cristianismo. La magia, cuyos orígenes los encontramos en el paganismo, fue perseguida ya en el imperio romano, acusada de realizar asesinatos políticos y darle poder a ciertos objetos que no tendrían por qué haberlo tenido, cómo las reliquias. Todo esto configura una mentalidad sumamente supersticiosa en el periodo medieval, mentalidad que se terminó convirtiendo en verdad absoluta, y herramienta de control, por instituciones de poder cómo la iglesia católica, que justificó la persecución, tortura y asesinato de un gran número de mujeres acusadas de brujería.