MEDIEVAL.CL

Hallazgos de vestimentas medievales y su representación en la actualidad: vestimenta noruega “Skjoldehamn”.

Iram Melo Espinoza

Estudiante de Licenciatura en historia en la Universidad Católica de la Santísima Concepción
Recreador medieval en KULTUR Agrupación Medieval.
Estudiante de esgrima en Esgrima Histórica Concepción.
Estudioso interesado por el periodo medieval.

La edad media es uno de los periodos mas referenciados en lo que a la recreación histórica se refiere. Aún si es por la literatura o la misma historiografía, tal periodo invita a grandes y chicos a querer sumergirse en la época y una de las culturas que mas se han popularizado dentro del ámbito de la recreación corresponde a los pueblos escandinavos.

INTRODUCCIÓN

     En la actualidad no se puede negar que la edad media ha sido un periodo de interés para varias personas, tanto para los estudiosos de la historia como para aquellos que se sienten atraídos a tal época. Ya sea tanto a través de la fantasía como del legado histórico que puede manifestarse en algunas costumbres, estructuras o incluso elementos de uso cotidiano, es innegable que el fenómeno de la atracción por lo medieval es un hecho. Ciertamente, la razón de querer introducirse al periodo medieval en varias de sus facetas, invita a varias personas a insertarse en el ámbito de la recreación histórica.

Del mismo modo, a esta recreación se une la necesidad de investigar tales elementos correspondientes a la época aludida y sin duda, durante los últimos años la cultura que por excelencia se ha mantenido dentro de la popularidad, por así decirse, corresponde a la de los pueblos escandinavos. Ya sea que tal popularidad pueda deberse a su carácter bélico, pero además estratégico, la versatilidad de sus medios de transporte o la razón que por sí mismos lograron establecer lo que la historia conocería como “la era vikinga”. Un punto aparte seria para aclarar que el término “vikingo” proviene de la palabra vikingr, probablemente una manera de denominar a las incursiones de saqueo que estos pueblos realizaban en épocas estivales, así como también de denominar a los sujetos que se embarcaban en estas mismas incursiones (el origen y significado de la palabra sigue siendo motivo de discusión entre estudiosos).

Si bien la historia de estos pueblos cobró mayor relevancia con el saqueo al monasterio de Lindisfarne (793) ya existían referencias vagas en fuentes romanas. Estos pueblos alcanzaron una influencia tal dentro del escenario europeo que, como se ha dicho anteriormente, sigue dando de qué hablar en estos tiempos. Lo que actualmente se refiere a la recreación, la búsqueda e interpretación de fuentes (las cuales, si bien son nutridas, llegan a resultar confusas en algunos casos) ha permitido a estas personas en cuestión a tener una idea de cómo estos pueblos solían vestirse para poder reconstruir una escena como tal. En este caso, se indagará sobre una de las vestimentas encontrada en Noruega.

 

PANTANO DE SKJOLDEHAMN

Corría el año 1936 y el encuentro con un cuerpo en un pantano en el norte de Noruega despertaría a la comunidad a tal punto que tales restos fueron llevados al museo de Tromsø. En un principio, se creyó que tal cuerpo era el resultado de alguna escena del crimen ocurrida años atrás, no obstante, lo que se logró destacar del encuentro con este cuerpo era la ropa que poseía, algunos asumieron que, por el estilo, el sujeto en cuestión podría haber vivido durante los siglos XIII-XIV. Gracias a la datación por medio de C14 en las vestimentas, se determinó que tal individuo podría haber vivido entre los años 995-1029 aproximadamente (que correspondería al periodo de la era vikinga). La imposibilidad para determinar el sexo del cuerpo en cuestión se debió en primer lugar a lo deteriorado que se encontraba el esqueleto para ese entonces, según se pudo establecer, probablemente habría medido alrededor de 1.55, pero el estado de los huesos impidió reconocer si se trataba de un hombre pequeño o una mujer en cuestión.

Tales vestimentas fueron conocidas por el nombre del asentamiento en que fueron encontradas, en el pantano de Skjoldehamn, el cual se encuentra en la isla de Andøya en el norte de Noruega y debido a esto, tales ropajes corresponderían a la típica vestimenta del noruego antiguo del periodo medieval. Los elementos encontrados de tal hallazgo corresponden a una capucha, una túnica y una camisa usada bajo ésta, pantalones, telas para envolver los pies, un par de zapatos y el mango de un cuchillo.

Gutorm Gjiessing, etnógrafo y arqueólogo noruego, fue quien se encargó de estudiar el cuerpo del hallazgo de Skjoldehamn y presentarlo como una pieza medieval tardía de un pobre hombre nórdico, el cual fue castigado por algún crimen a ser enterrado en el pantano. Hasta nuestros días, la publicación de Gjessing respecto al hallazgo de Skjoldehamn corresponde a la información más actualizada que se tiene sobre la ropa nórdica de la edad media. Actualmente la vestimenta se encuentra en el museo de Bergen y si bien el conjunto de piezas está completo y bien preservado en su mayoría, no existen muchos artículos o estudios que amplíen la información dada por Gjessing.

RECONSTRUCCIÓN

     Parte de la recreación es considerar la idea de cómo debió haberse visto en aquel entonces, la reconstrucción implica además de un trabajo de investigación, una disposición a querer realizar tal tarea con la mayor exactitud posible. Este trabajo no resulta fácil en primer lugar, debido a las mismas fuentes, las cuales podrían ser limitadas o en el peor de los casos, no haber alguna claridad respecto a ellas. Otro factor dentro de esta labor tiene que ver con el idioma: si bien las fuentes pueden existir, probablemente no estén escritas (si se considera en primer lugar que tal fuente corresponde a documentos escritos que entreguen en detalle la información que se quiere obtener) en la lengua materna, es ahí donde entra el trabajo de la traducción y la interpretación.

 

Las primeras prendas a detallar en esta entrada corresponden en primer lugar a la túnica y la camisa que solía usarse bajo la misma túnica, tales detalles son hechos por grupos de recreación con la finalidad de facilitar a otras personas interesadas a querer recrear de manea precisa estos mismos elementos. Los bocetos de referencia que se pueden ver en esta entrada se encuentran basados en los de Gutorm Gjessing.

Túnica

Los patrones de la túnica indican la utilización de cuatro cuñas ubicadas en la parte trasera con la finalidad de facilitar el movimiento, asimismo, las mangas se presentan en formas de trapecio. Junto con esto, además el cuello se encuentra en forma de V. Además, la túnica se utilizaba con una pequeña banda trenzada a modo de cinturón. La túnica esta tejida a sarga (tejido en diagonal, resistente y versátil). No se encuentran mayores detalles sobre la túnica en sí.

 

 

Camisa

     La camisa en tales épocas podía utilizase como prenda exterior, así como también interior. Generalmente y sobre todo en verano, la camisa se utilizaba como una túnica corta, salvo excepciones como en el caso de una batalla, donde se utilizaba dentro del pantalón. Ciertamente la tela de la camisa se asimilaba a la de la túnica, con la única diferencia en que esta última se nota más gastada y al igual que la túnica, estaba fabricada en sarga.

Otro detalle a considerar, es la pieza cuadrada que se ubica en el pecho y que forma parte de la solapa del cuello, la cual es sostenida por un cordel a través de una cuenta agujereada de metal, según se describe, es una cuenta de plata. Tanto la solapa del cuello como la del pecho resultan interesantes debido a su tejido, puesto que tal manufactura es desconocida en varios otros hallazgos noruegos. De todos modos, resulta ser bastante común en la edad media y ejemplos tales como la túnica de Kragelund en Jutlandia presentan manufacturas similares tanto en el hilo de las costuras bordadas como del revestimiento de sus cinturones.

Como en el caso de la sobre túnica, la camisa se fabricaba a partir de una sola pieza de tela, al menos según el hallazgo no hay costuras a lo largo de los hombros. De las medidas exactas se dedujo que de hombro a hombro habría medido 130cm mientras que desde los hombros hacia la cintura habrían sido 90 cm.

Finalmente, recalcar que la mayor parte del ancho trasero de la camisa esta bien preservada, salvo la parte inferior. Además, la manga izquierda no esta del todo completa, siendo el lado derecho el que mejor quedó conservado a momento del hallazgo. Un hecho que llama la atención es la cantidad de parches que poseía, especialmente por el color, los cuales eran de un café ligeramente más oscuro que la propia camisa, así como también los hilos con los cuales fueron unidos corresponderían a materiales de diferente color y grosor respecto al original.

Muchos otros detalles respecto al resto de las piezas de la vestimenta quedan pendientes y los cuales serán revisados en una entrada posterior. Sin duda, el hallazgo de Skjoldehamn constituye una nutrida fuente de información no solo para aquellos quienes gusten de participar en la recreación histórica, sino también para aquellos que sientan interés y curiosidad por la indumentaria medieval o la cultura escandinava. Así también, resulta interesante como la manifactura de tales vestimentas les permitió resistir el paso de los siglos especialmente en un sector de gran humedad como lo es el pantano donde fueron encontradas.

REFERENCIAS

Åshagen, Kjersti; Narmo, Lars Erik, (s.f.), Skjoldehamndrakten vender tilbake, traducción al inglés por Jennifer Bray, “Skjoldehamn costume returns”, [Mensaje en un blog]. Recuperado de http://www.vesteraalen.info/reportasje_andoy_skjoldeforedrag_09_english.htm

Norwegian viking clothes [PDF], (s.f.)

Entrada: 4906 - Hoy: 12 - Global: 114285

Deja una respuesta