MEDIEVAL.CL

EL PUENTE ENTRE EL MUNDO ISLÁMICO Y EL MUNDO ESCANDINAVO

Por: Iram Melo Espinoza

  • Estudiante de Licenciatura en historia de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.
  • Recreador medieval.
  • Estudiante de esgrima en Esgrima Histórica Concepción.
  • Colaborador permanente en Medieval.cl.

La motivación principal para esta entrada provino en primer lugar de la noticia de un anillo encontrado en una tumba escandinava cuya ocupante databa del siglo IX. Dicho objeto tenía la particularidad de poseer una inscripción en árabe, cosa intrigante para muchos investigadores y cuyo hallazgo luego se tradujo en ciertas conexiones que hubo entre ambos mundos.

     En el año 2015, un hallazgo realizado en un enterramiento escandinavo causaría furor entre varios arqueólogos e historiadores debido a lo inusual que resultaba ser tal pieza: un anillo de aleación de plata y con una gema incrustada. Ahora bien, tal descubrimiento no podía ser más insólito, de no ser por el hecho que la gema incrustada poseía una inscripción en árabe que según se cree, hacía alusión a Alá. Claramente este acontecimiento provocó una gran oleada de teorías con respecto al porqué una pieza de esas características se encontraba en tal lugar, aunque la respuesta probablemente no sea tan complicada de vislumbrar.

La ciudad de Birka fue una importante ciudad que actuó como centro comercial en la época vikinga y la cual estaba ubicada en la isla de Björkö en Suecia y abandonada poco tiempo antes que el mundo escandinavo adoptase el cristianismo. Los hallazgos materiales encontrados en esta ubicación son fiel testimonio del dinamismo de las relaciones comerciales que los lugareños sostenían no solo con Escandinavia y Finlandia sino también con Europa Central, del Este y Oriente. Tomando esto en cuenta, ya se puede pensar en qué manera este artefacto pudo llegar a la mano de una mujer escandinava del siglo IX, quien había sido la persona que portaba el anillo. Lo llamativo en este hallazgo corresponde al hecho de ser la única pieza con tales características que se había encontrado entre los varios artefactos de la época vikinga en aquel entonces.

En 2017, se descubrió otro hecho insólito: la existencia de telas correspondientes a prendas vikingas cuyos patrones también referenciaban a Alá, por lo que llevó a muchos investigadores a hacerse la pregunta ¿hubo vikingos islámicos? ciertamente este evento trajo a memoria el descubrimiento del anillo de Birka que se había realizado hace dos años atrás y que ahora con mayor fuerza resonaba en la teoría de la interconexión entre estas dos culturas.

EJEMPLOS DE RELACIONES ENTRE ESCANDINAVOS Y MUSULMANES, SIGLOS IX-X

     No resulta imposible creer que estos dos mundos tuvieron contacto si se presta total atención a los registros dados por los cronistas árabes durante estos periodos. Una de las primeras fuentes consultadas apunta al desembarco que estos pueblos escandinavos realizaron en la península ibérica durante el año 844 de la era cristiana (los registros musulmanes apuntan al año 230 desde la Hégira, que es la huida que realizó Mahoma de la ciudad de La Meca a Medina). Aún si en las crónicas de los historiadores de la época detallan con sumo cuidado el escenario de guerra que se produjo, se desconoce en qué orden ocurrieron tales sucesos.  Los detalles aclaran que los guerreros normandos tomaron Lisboa y sostuvieron combate con los musulmanes por lo menos durante 13 días, así como también fueron pasando desde el puerto de Cádiz, valiéndose de los ríos aledaños para transportarse en sus barcos y causando estragos a su paso, llegando inclusive a Sevilla, la cual había sido abandonada frente al aviso del peligro. Los relatos dados por las crónicas árabes detallan la deplorable escena en que los saqueadores robaron desde bienes materiales hasta ganado y también tomando a personas como esclavos.

 Dentro de lo que se logra rescatar de las fuentes de la época, estos ataques solían llegar con un contingente de 5 decenas de barcos que acechaban en las costas y a su vez se separaban en grupos más pequeños los cuales atacaban en pueblos cercanos, de esa manera, los ataques solían ser simultáneos y en diversos puntos a la vez. Los escandinavos produjeron tumultos y desórdenes en cada pueblo del sur de la península y estos ataques se mantuvieron hasta el año 859 aproximadamente, donde los musulmanes logran rechazar la rapiña escandinava y no volverían a tener noticias de tal pueblo sino hasta mediados del siglo siguiente.

     Haciendo un recorrido hacia el otro lado del continente, los vikingos orientales que habían tenido contacto con los musulmanes de aquellas tierras fueron conocidos como rus. Estos escandinavos establecieron rutas de intercambio en tales territorios, llegando incluso a interactuar con los dos más grandes centros comerciales de aquel sector: Bagdad y Constantinopla. Como tal, resultaron ser muy llamativos para los árabes del sector quienes se preocuparon de documentar todos estos elementos. Uno de ellos, Ibn Fadlan, es quien logra tener un contacto más cercano con estas gentes, siendo sus descripciones las más detalladas en cuanto se refiere a costumbres. Fadlan menciona que jamás había visto cuerpos tan perfectos como los de ellos. Eran como palmeras. Eran rubios y rojizos y agrega también que cada uno estaba tatuado desde los pies hasta el cuello. Menciona además las vestimentas tan características tanto de hombres como mujeres y de las armas y objetos que solían portar y que usaban de manera cotidiana.

Desde otro punto de vista, Ibn Khordadbeh detalla las rutas que estos pueblos utilizaban para llegar a los centros comerciales, quienes se remontaban por el rio Volga para llegar a Bagdad y por el Dnieper para acceder a Constantinopla, pagando los tributos e impuestos correspondientes para poder realizar sus actividades económicas. La fuente de Khordadbeh, si bien es breve, da una completa descripción de las rutas y métodos que estos pueblos tenían en su aspecto comercial y del mismo modo da un indicio de las relaciones entre los nórdicos y el califato abasida, por lo cual no resulta descabellado imaginar que ambas culturas tuvieron más allá de un intercambio comercial, también uno de carácter cultural.

EL PATRÓN ÁRABE DE LAS VESTIMENTAS NÓRDICAS

     El descubrimiento de estas prendas con lo que parece ser patrones alusivos a Alá fue uno de los mayores descubrimientos en lo que respecta a la historia de la era vikinga. Mas grande fue el hallazgo cuando los resultados apuntaron a que las vestimentas provenían de Asia Central, Persia y China por lo que ya era un indicador de las relaciones comerciales entre estas dos culturas, a ello también se le agregó el hecho que los patrones en la vestimenta recordaban en cierta manera a ciertas telas moriscas encontradas en España. Frente a estos descubrimientos, la pregunta más consistente vendría siendo ¿a quién pertenecían tales vestimentas? Ya los datos arrojados por las fuentes primarias pueden dar un indicio de las relaciones entre ambas culturas, por lo que no puede resultar descabellado pensar en que o bien eran nórdicos convertidos al islam o también musulmanes en sí, al menos es lo que pueden llegar a demostrar los análisis de ADN con respecto a los cuerpos enterrados que poseían estos ropajes.

     Los patrones de diseño analizados en el año 2017 parecen demostrar una inscripción que se refiere a Alá, la misma inscripción se encontró en el anillo del enterramiento de Birka hace dos años antes y lo que guardan en común ambos hallazgos es que la inscripción corresponde a la caligrafía cúfica, llamada así por originarse en Kufa y la cual se caracteriza por componerse de trazos en líneas rectas y ángulos además de ser usada en la escritura de los primeros ejemplares del Corán. Los investigadores no descartan la influencia que tuvo el islam en los pueblos nórdicos, pues ya mucho antes de la noticia del anillo de Birka, se sabía que ambas civilizaciones tenían relaciones de apoyo en cuanto a un sentido comercial, considerando lo sintonizados que podían haberse encontrado en intereses económicos, esto pudo llevarlos a establecer redes de cooperación lucrativas, inclusive Ibn Khordadbeh detalla vikingos montados en camellos.

Es importante señalar que, si bien todos estos descubrimientos no implican una respuesta contundente con respecto a las relaciones entre estas dos culturas, si abre la posibilidad a nuevas conjeturas o teorías con respecto a de que manera se han ido estableciendo, la pregunta ¿hubo vikingos musulmanes? aún permanece en duda y probablemente tal cuestionamiento permanezca durante muchos años, aunque si ya los nórdicos que entraron en contacto con Francia acabaron adoptando parte de su cultura y religión, como lo fue el cristianismo… ¿Por qué no pensar que los vikingos que se establecieron en el Este de una manera u otra acabaron también adoptando el islam? eso solo con el tiempo y las respectivas investigaciones confirmarán si tal hipótesis termina siendo cierta, de momento, solo queda permanecer en la especulación.

 

REFERENCIAS

Salinas Córdova, Daniel. Entre el comercio y la rapiña. Visiones árabes de los rus, o vikingos orientales. Siglos IX y X. (s.f.). Academia.

Sánchez, Francisco. Los ataques normandos a las costas de Sarq Al-Ándalus en el siglo X, consecuencias militares y sociales. 2018. Universidad de Alicante.

Hussain, Tharik. (12 de octubre de 2017). Why did Vikings have ‘Allah’ embroidered into funeral clothes? [en inglés].

https://www.bbc.com/news/world-europe-41567391

Nizamoglu, Cem & Yassir-Deane, Sairah. (27 de octubre de 2017). Buried Evidence: Islamic Viking Burial Garments [en inglés]

https://muslimheritage.com/islamic-viking-burial-garments/

Entrada: 7464 - Hoy: 14 - Global: 285579