MEDIEVAL.CL

EL ISLAM DE AYER Y HOY, UN RECORRIDO CONCEPTUAL.

Por: Jorge Adrián Pérez Fuentes.

  • Licenciado en Educación.
  • Profesor de Historia, Geografía y Ciencias Sociales.
  • Magister en Historia de Occidente.
  • Magister en Educación, Mención Gestión de Calidad.
  • Diplomado en Estudios Medievales
  • Diplomado en Liderazgo Educativo
  • Editor de contenidos en: www.medieval.cl

 

Luego de varios siglos desde su creación, el islam, actualmente, presenta características que se alejan de los postulados iniciales que pretendió establecer Mahoma. A la muerte de este, esta religión se vio obligada a reestructurarse, lo cual se transformó en una verdadera problemática para esta cultura, en particular por la conquista de amplios territorios, que en poco llevaron a cabo, y debían unificar.

La tradición del Corán no fue suficiente ante las estas nuevas conquistas, por lo cual, se acudió a la denominada Doctrina del Consenso, que consistía en aplicar las normas relativas a cada caso en particular, basada en la creencia de que, al ser consensuadas, no eran erróneas.

Los musulmanes, mediante la Ljtihd, tenían la posibilidad de reestructurar sus normas, sin embargo, la posibilidad de modificarlas se frena durante el siglo XI, estado en la que prevalecen hasta el siglo XIX, cuando la tendencia va a ser a reclamar por modificaciones.

Sin duda, uno de los conceptos más controversiales del Islam, o que al menos para nuestra occidente, es el de Yihad. Este concepto, desde el atentado contra las torres gemelas del 11S, se nos ha vuelto mucho más familiar, atentado que se atribuyó a un grupo fundamentalista islámico, al igual que muchos posteriores a este, en diversas ciudades icónicas de Europa Occidental.

Erróneamente solemos pensar que el concepto de Yihad solo responde a lo que creemos es la expresión textual al castellano de Guerra Santa, pero el asunto es mucho más complejo, ya que, dicho concepto, fundamental para esta cultura, presenta una serie de aristas, como se mencionará a continuación.

La traducción textual de Yihad sería algo como esfuerzo, pero en el mundo islámico es una palabra polisémica, siendo la noción de Guerra Santa solo uno de los elementos que la componen.          

En primer lugar, encontramos dos acepciones con respecto al concepto de Yihad: el primero de ellos, denominado gran Yihad (Yihad al akbar) el cual se caracteriza por ser más pacífico, espiritual e intelectual, y a su vez, ayuda al hombre a conseguir un estado de contemplación mística.

Por otro lado, Yihad al asghar (Pequeña Yihad) propone que es el cuerpo es la defensa de la fe por la fuerza, ante un enemigo exterior que lo amenaza o persigue, ante el cual es considerado como una obligación defenderla, por lo cual ofrecer su vida al sacrificio borra automáticamente las faltas y abre las puertas a lo que ellos consideran una muerte gloriosa, tanto para quien padece de esta, así cómo para sus herederos.

Durante varios siglos, lo relativo a los fundamentos y conceptos islámicos estuvieron bajo un velo del cierre interpretativo, al cual se le van a sumar, en especial desde el siglo XVIII en adelante, una fuerte influencia externa; por un lado los rusos se expandirán hasta las regiones caucásicas y transcaucásicas, posteriormente en Asia Central, los británicos en la India, Malasia, Indonesia y oriente próximo, asimismo, franceses y holandeses aportaran a que esta cultura repostule una nueva concepción de la Yihad.

Las tendencias políticas e ideológicas, que predominan en la cultura occidental del siglo XIX, tales como el resurgimiento de las democracias, el progreso y el marxismo, calaron hasta las raíces más profundas del Islam, debido a lo cual desaparece su organización original, adoptando una democracia más semejante a una teocracia.

El mundo musulmán va a reaccionar de diversos modos ante la influencia occidental, muchos grupos, en especial los fundamentalistas, van a mirar con desprecio las influencias occidentales, las cuales rechazarán enfáticamente.

Los musulmanes consideran que el mundo occidental está caracterizado por un afán inmoral y destructor, ante lo cual hacen cierto Mea Culpa, en particular los grupos más radicales, por haber absorbido, en la década de lo 70´s, ciertos modos y cultura que, en ese contexto, se sobrepusieron a sus costumbres.

Actualmente se plantea que la problemática del islam no radica en la fe misma, sino en el uso y abuso de sus conceptos fundamentales, mediante los cuales se justifican acciones atroces. La noción clásica de Yihad ha sido transformada en un modo de vida militante, en particular por el llamado Estado Islámico, lo cual ha desvirtuado los cimientos primigenios del de esta religión, lo que nos hace inevitablemente por la validez de los ideales de los grupos fundamentalistas, en relación a los postulados originales de Mahoma.

Entrada: 2409 - Hoy: 10 - Global: 308626